Melilla airport car rental

Paginas de proveedores





En todos los puntos del globo están multiplicándose y estallando guerras.

Todo el mundo va detrás del negocio de los demás, en todos los lugares del planeta, las 24 horas del día.

Lo que todo eso significa es que los principios de La guerra del marketing son ahora más importantes que nunca.

Las empresas deben aprender a ocuparse de sus competidores – a soslayar sus puntos fuertes y explotar sus puntos débiles.

Las empresas deben aprender que no es cuestión de que la propia empresa viva o muera, sino de conseguir que las demás empresas “mueran”, o al mejor dicho (para no ser tildados de promotores de la destrucción) que no nos quiten los clientes y que nos dejen atraer alguno de los que ellos dominan.

En pocas palabras, para triunfar hoy en día, una empresa debe trabajar orientada a la competencia (véase el Punto 8).

Debe buscar los puntos débiles en las posiciones de sus competidores y lanzar ataques de marketing contra esos puntos débiles.

Todo se reduce a aplicar la estrategia competitiva correcta.

Hay que conocer los cuatro tipos de guerras de marketing y averiguar cuál de ellos se ajusta mejor a nuestra empresa.

Se trata de alinear: Las unidades de negocio: Hablamos de desplegar e incorporar la estrategia corporativa global a las estrategias de cada unidad.

Las unidades de soporte: Asegurar que cada unidad de soporte cuenta con una estrategia es sinónimo de mejorar el desempeño de la compañía.

Los empleados: Cuando el personal comprende la estrategia y cuentan con motivación para ejecutarla.

Hoy, vamos a profundizar en los conceptos clave del primero de estos subprocesos: Alinear las unidades de negocio.

Las unidades organizativas deben actuar de forma alineada Una buena estrategia genera valor partiendo del conjunto de sus unidades organizativas.

En lugar de que cada una de ellas se gestione independientemente, con un capital y una estructura de gobierno propias, lo ideal que es formen parte de un todo.

En una estrategia corporativa de gran alcance, recursos, negocios y organización están alineados entre sí, y esta alineación es posible por la naturaleza de los recursos corporativos.

Es decir, sus habilidades y capacidades particulares.

En este caso, es esclarecedor emplear la siguiente metáfora: La organización es el capitan de una embarcación con diez remeros.

Son fuertes, cuentan con habilidades y están motivados.

Si estos remeros no alinean sus esfuerzos individuales, de poco servirán sus capacidades, ya que la falta de coordinación les impedirá avanzar.

Incluso una embarcación pequeña, con menos remeros pero mejor coordinados, avanzará más rápido.

El capitán, gracias a su posición, entiende las debilidades y fortalezas de cada remero y eso le permite tomar decisiones coherentes.

Por tanto, el papel del capitán no es otro que el de coordinar los esfuerzos y potenciar aquellos rasgos individuales de cada remero que puedan mejorar el desempeño de la embarcación.

El primer paso para alinear, es identificar las sinergias entre las unidades de negocio.

Para esta tarea, es útil emplear la taxonomía que nos ofrece el propio mapa del CMI.

Sinergias Financieras Potenciar una marca global en el conjunto de las unidades de negocio.

Tal es el caso de compañías como Disney o Virgin.

Poner en marcha procesos de supervisión y gestión en las diferentes unidades.





Busco trabajo en Melilla en una empresa de alquiler de coches, o teletrabajo en un rent a car de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs